Pagar la multa o realizar trabajos para la comunidad. Los jóvenes de Barakaldo cazados con las manos en la botella en plena calle pueden escoger entre los 180 euros de sanción por participar en un botellón o dedicar horas a la sociedad para condonar su multa. La elección es completamente libre, eso sí, impulsada en muchas ocasiones por los padres, ya que quienes se ven en esta tesitura son siempre menores de edad. La mayoría opta por soltar los euros. Pero este año, siete menores de 17 años han optado por la segunda opción y, durante la kalejira de Olentzero y la cabalgata de los Reyes Magos, pondrán a cero su deuda con el Ayuntamiento realizando labores junto a Protección Civil.

Será la primera vez que jóvenes de la localidad fabril se abran a este sector. En concreto, cinco chicas y dos chicos, identificados durante la práctica ilegal de botellón en el municipio, han tomado la decisión de participar en los desfiles de los personajes más demandados de la Navidad. Su misión: lograr que las calles se conviertan en un espacio seguro a través del corte de tráfico en algunas vías, colocar las vallas que delimitarán el espacio de las cabalgatas o crear los cordones de seguridad para controlar a las masas de niños que se agolparán ante el paso del carbonero y los reyes de Oriente.

Charlas hasta los 16 años El trabajo que desarrollarán estos días perdonará la deuda de estos siete jóvenes gracias al programa que realizan conjuntamente la Policía Municipal y el Área de Seguridad Ciudadana y el servicio de control de drogodependencias. A través del mismo, los jóvenes de hasta 16 años han recibido la oportunidad de acudir a charlas de sensibilización para corregir sus conductas.

El programa se amplío hace dos años con la posibilidad de que los multados por la práctica del botellón de entre 16 a 18 años cumplan su deuda con trabajos para la comunidad; práctica que ahora se ha abierto hacia la protección civil.

Este año limpiarán así su culpa siete jóvenes. Hace dos, fueron un par de chicos y chicas quienes saldaron sus deudas colaborando con los trabajadores de la pista de seguridad vial para niños de Ansio. Eso sí, los jóvenes que vuelvan a ser pillados in fraganti, no les quedará más remedio que abonar la multa, que se quedará en 105 euros si se efectúa el pago durante los primeros días después de recibir la notificación de la misma.

A pesar de la oportunidad que ofrece el Ayuntamiento fabril, la mayoría de los cazados en los botellones optan por abonar el importe de la multa; una alternativa que los padres escogen como castigo haciéndoselo pagar a los infractores. Este año, en cambio, siete de ellos tendrán una penitencia de reyes .