La segunda semana de mayo tuvieron lugar en el colegio las habituales jornadas “Fe-cultura”. Este año, con motivo del cuarto centenario del carisma vicenciano, se ha decidido trabajar sobre el mismo, concretamente sobre el lema “Fui forastero y me acogisteis”. Durante cuatro días, a través de testimonios, exposiciones, ponencias y diálogo, hemos abordado distintos aspectos del carisma vicenciano y de la situación actual de inmigrantes y refugiados en el mundo.

Varias exposiciones nos han recordado los orígenes del carisma y de cómo este se ha ido desarrollando a lo largo de la historia, dando distintos frutos en cada situación histórica, respondiendo a los retos de cada momento. Este fue el tema, por ejemplo, de un grupo de alumnos de 6º de primaria que intervinieron animados por sus profesoras Laude y Patricia. Iván recordó el significado de los acontecimientos de Gannes-Folleville y Chatillon para comprender el carisma vicenciano. El padre Mitxel, por su parte, nos habló de la familia vicenciana en Bizkaia. Y Jossico nos presentó la acción de Vicente de Paúl en favor de los refugiados de su tiempo.

Los testimonios tuvieron un lugar central en estas jornadas, y tal vez han sido lo que más ha impactado a los participantes. El primer día, lunes 8, Jesús, de la asociación Goiztiri, nos habló de dicha asociación y del trabajo que realiza en la acogida y acompañamiento de jóvenes en riesgo de exclusión, muchos de ellos migrantes. Le acompañó Riduán, un joven marroquí ya asentado en nuestro país, que en su día fue ayudado por esta asociación, y que hoy está muy implicado en ayudar a otros jóvenes inmigrantes en situación difícil. El miércoles 10, sor Maika, hija de la caridad, nos presentó el proyecto que están elaborando las hermanas para acoger, en los próximos dos años, a 2400 refugiados en nuestro país. La exposición despertó el interés del auditorio, que se congratuló del buen hacer y la buena disposición de las hermanas. Finalmente, el jueves, una madre del colegio, con experiencia en el campo de la cooperación de la mano de la ONG ALBOAN, y, últimamente, implicada en la política y en las instituciones en esta mismo ámbito, nos contó su experiencia en campos de refugiados y en conflictos en distintos lugares del mundo. Su testimonio y su energía realmente nos conmovieron y removieron nuestras conciencias.

Otras presentaciones estuvieron a cargo de algunos alumnos y educadores. Un grupo de 1º de Bachillerato nos habló sobre el valor de la justicia (valor de los centros vicencianos durante este curso), y unas alumnas de 4º de ESO de las migraciones ayer y hoy. Begoña Gorostiaga presentó el valor de la hospitalidad y acogida en la Biblia y Aarón las llamadas del papa Francisco a la responsabilidad para con los refugiados. Finalmente Izaskun, la directora pedagógica, nos presentó la propuesta de un “Plan de acogida” para un colegio vicenciano.

A las jornadas asistieron algunos profesores, varios alumnos, alguna madre, miembros de la comunidad y algunos fieles de las parroquias. Si bien no fueron multitudes, los que participaron se llevaron una grata experiencia y valoraron mucho las jornadas. Sin duda han servido para concienciarnos todos de la necesidad de seguir avivando la llama del carisma, tratando de ser significativos hoy en nuestro entorno. También han sido un incentivo para una implicación cada vez mayor, de todos, en la acogida a los migrantes y a los refugiados. Y, por qué no, puede ser un primer paso para pequeños proyectos de colaboración con organismos que ya están trabajando en este ámbito, como son Goiztiri o las Hijas de la caridad.

Posted by Colegio San Vicente de Paúl Ikastetxea on Friday, May 19, 2017