Siempre es agradable recibir la visita de ex alumnos que se reúnen periódicamente en nuestro centro con el ánimo de rememorar la amistad y miles de experiencias y momentos inolvidables. Son personas que se sienten orgullososas de tener en común nuestro colegio, y cuyo paso por el mismo ha dejado una impronta importante en sus vidas, tanto por la educación académica recibida, como por los valores y las amistades fraguadas.

En esta ocasión, la alegría es mayor porque la promoción que nos visitó el viernes pertenece a una de las primeras promociones del colegio, la del 56, la mayoría con una edad cercana a los 80 que siguen manteniendo en su recuerdo el amor y la cercanía por el colegio donde crecieron y se formaron como personas.

«Por los que fuimos somos, y por los que somos, serán». ¡San Vicente de Paúl, ruega por todos nosotros!.