ASD

Otro aspecto más o menos novedoso de los niños actuales es que lo que antes era una cosa minoritaria ahora va camino de convertirse en norma. «El niño de hoy tiene muchas posibilidades de ser hijo único o tener un sólo hermano (el número medio de hijos por mujer en España es de 1,27, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y esto condiciona la relación con los padres», indica el responsable de políticas de la infancia de UNICEF. «Además es una generación que ve menos a sus progenitores, por la incorporación de la mujer al mercado laboral, y están cuidados por personas ajenas. Esto no tiene que ser ni bueno ni malo, pero es otra realidad», añade.

Para el profesor J.M., que los padres pasen menos tiempo con los hijos hace que sean más controladores. «No quiero generalizar pero hay muchos que se convierten en una especie de padres drones, excesivamente preocupados y protectores. No es que antes los padres pasaran pero sí que daban más libertad a los críos. Ahora es todo control y los chavales deben comportarse ante sus ojos como niños adultitos», cuenta. Y explica que «los niños de ahora tienen más prisa por crecer».

Dentro de los modelos familiares «también hay estructuras nuevas, como los niños con padres del mismo sexo», apunta Pérez, de Save the Children, quien alaba que España sea el país más tolerante en cuanto a los derechos de los homosexuales pero destaca que «para muchos niños y adolescentes gays sigue siendo difícil aceptar su realidad, porque sufren exclusión y rechazo en determinados ambientes».

Tomado de www.elmundo.es