asd

En nuestro colegio san Vicente de Paúl de Barakaldo estamos apoyando, desde la pastoral, la asociación de Juventudes Marianas Vicencianas. Empezamos con un grupo de niños de 6º de Primaria que se reúnen todos los viernes de 17.30 a 19 h bajo el nombre de convivencias de JMV.
Estos mismos chavales participaron en el encuentro de infantiles celebrado en Murguía el 24 de octubre, organizado por las diócesis de JMV Euskadi. Se juntaron unos 150 niños de todos los rincones del País Vasco para compartir y conocer qué es eso de ser creativos como Jesús.
Esto lo hacemos siguiendo el reto de formar a los jóvenes para que vivan la vocación cristiana siguiendo a Jesucristo, evangelizador de los pobres, tal como indica el estatuto 5º de JMV. Un reto que asumimos desde la dificultad de implantar algo novedoso en una cultura social muy peculiar. Sin embargo, siempre fijos en la perspectiva de Aquél que nos amó primero.
Es verdad que, aunque vivimos en la esperanza en un Dios que no abandona a aquellos que dedican acogerse a su voluntad, no sobran las incertidumbres, los miedos, las dudas y las desavenencias. A pesar de ello, se sigue con el empeño y con la ilusión de trabajar por una asociación que hace tanto bien a muchos jóvenes de todo el mundo.
Ante todo, contamos con el respaldo de Dios que, a través de la experiencia mariana de una Hija de la Caridad, y el impulso de los superiores, puso en marcha esta asociación juvenil eclesial.
Seguiremos apostando por ella para anunciar el mensaje de amor y esperanza en este nuestro mundo necesitado de la misericordia de Dios.
Contamos con vuestras oraciones para que sigamos disponibles a lo que Dios quiere de nosotros en la pastoral juvenil para el seguimiento de Jesucristo evangelizador de los Pobres.
José Luis Cañavate Martínez, CM.