ASD

España tiene una potente red educativa, con buenos profesores y recursos mejorables pero no raquíticos. Sin embargo, estamos lejos de obtener los resultados que deberíamos. Nuestro país -según el último informe de la OCDE publicado a finales de septiembre- tiene el mayor índice de abandono escolar temprano de la UE y de repetidores de curso; casi una cuarta parte de nuestros estudiantes deja los estudios antes de acabar la etapa Obligatoria.

En términos generales, nuestro rendimiento está por debajo del promedio de la OCDE en comprensión lectora, matemáticas y ciencia. En el informe PISA de 2012, los estudiantes españoles quedaron los cuartos por la cola de todos los países de la OCDE en la evaluación de estas tres áreas cruciales. Como consecuencia de todo esto, nuestro porcentaje de jóvenes que ni estudia ni trabaja, los conocidos como «ni-nis», alcanzan un 20%. una tasa solo superada en los países desarrollados por México, Grecia e Italia.

Pobres resultados en la universidad.[…]

Es más que evidente que el consenso no es precisamente lo que se impone en el sector educativo español. Aún así, hay puntos en los que una mayoría de sindicatos, asociaciones de padres y expertos coinciden si queremos avanzar hacia un sistema educativo más eficaz. Estas son algunas de las propuestas de CSI-F, ANPE, FSIE, Ceapa, Concapa, Cofapa y el Consejo de la Juventud de España

1 Pacto de Estado en materia educativa

Si no somos capaces de definir un sistema educativo que permanezca inalterable en sus aspectos fundamentales durante al menos 15 años, jamás conseguiremos mejorar nuestros resultados.

2 Desarrollo consensuado de la Lomce

Puede que la Lomce haya tenido una fuerte oposición. Pero dos años después de su entrada en vigor, derogarla puede ser peor. Los expertos prefieren centrarse en determinar qué aspectos pueden ser modificados (como, por ejemplo, las evaluaciones externas de ESO y Bachillerato) y hacerlo bajo un consenso general.

3 Mínimo del 5% del PIB para la Educación

La Educación no es un gasto sino una inversión que debe estar entre el 5 y el 7% del PIB, con al menos el 3% destinado a la Universidad. Esto permitiría alcanzar la gratuidad real de la enseñanza e incluir la concertación del Bachillerato para evitar que los padres tengan que sacar a sus hijos -por falta de recursos- del centro que eligieron para la ESO.

4 Retocar el actual calendario escolar

Nuestros niños son los más felices de la OCDE, dicen las encuestas, pero también los más estresados por los deberes. Sería importante revisar el calendario y la jornada escolar con el objetivo de atender las necesidades del alumnado y sus ritmos de aprendizaje. Reducir la jornada lectiva y profundizar en las tutorías podría ser una opción.

5 Enseñanza obligatoria hasta los 18 años

Es una medida delicada pero que va ganando adhesiones a la vista del insoportable número de «ni-nis» que tenemos. Eso sí, para evitar que fuese peor el remedio que la enfermedad habría que permitir en determinadas condiciones el acceso al mercado laboral a partir de los 16 años, haciéndolo compatible con una formación específica

6 Mejorar la Formación Profesional

Hay que copiar lo que funciona en Europa, como el impulso a la formación profesional para favorecer la aparición de nuevas oportunidades de empleo. Debemos desarrollar al máximo la FP Dual, incentivando fiscalmente a las empresas que se comprometan en ella de modo significativo.

7 Reconocimiento a los profesores

Todos los sindicatos reclaman una ley de la función docente que consiga una carrera profesional atractiva en la que encuentren acomodo los mejores. También es necesario impulsar el papel de los directores de centro.

8 Libertad de elección de centro

Hay que dotar de los mismos recursos humanos y económicos a todos los centros sostenidos con fondos públicos para favorecer la libre elección de los padres y posibilitar el acceso a todos los centros en igualdad de condiciones. Eso propiciaría una mayor implicación de las familias.

9 Conciliar vida familiar y laboral

Ya va siendo hora de arbitrar fórmulas para que las familias y la escuela puedan desarrollar proyectos educativos comunes. Algunas asociaciones han pedido que se regule por ley la obligatoriedad de permitir a los padres ausentarse del trabajo dos horas al trimestre para acudir a tutorías.

10 Acabar con la «racionalización del gasto»

El Real Decreto de racionalización del gasto en el sector educativo de 2012 ha supuesto un esfuerzo extraordinario para todo el sector, que reclama su derogación. Uno de los primeros puntos a cambiar sería el de la sustitución inmediata de todas las bajas del profesorado por interinos, que ahora solo se produce pasados diez días. El PP ya presentó una enmienda para modificarlo pero solo en casos especiales.

Alejandro Carra

Tomado de www.abc.es