Kristau Eskola ha pedido el concurso del Gobierno vasco en el conflicto laboral que mantiene con los sindicatos para poder llegar a un acuerdo que satisfaga a todas las partes y no tener que llegar al ‘descuelgue del convenio’. La patronal insta a todas las partes a ceder en sus reivindicaciones ya que la deuda de 18 millones acumulada hace la situación «insostenible» para los 137 centros, que aglutinan a 90.000 alumnos y 7.500 trabajadores de la red concertada. «Tenemos que llegar a un acuerdo, no tenemos otro remedio», ha advertido el director general de Kristau Eskola, Mikel Ormazabal.

En un encuentro informativo acompañado por el director adjunto Alfonso Tejedor y el asesor Agustín Eizagirre, Ormazabal ha explicado la situación tras la ruptura de la mesa de negociación el pasado 5 de julio, que llevó a los centros a aplicar parcialmente el convenio estatal en cumplimiento de la reforma laboral.

El máximo responsable de los centros religiosos vascos ha advertido no obstante que se ha decidido mantener las condiciones laborales de los trabajadores y no aplicar una bajada salarial del 33%, tal como contempla el convenio estatal. Asimismo, ha mostrado su compromiso a abonar en los próximos dos años los salarios pendientes desde 2010, los cuales han experimentado una rebaja media del 3%.

Ormazabal ha advertido de que cada año que pasa sin negociación supone un endeudamiento de siete millones de euros para los centros religiosos, que ya acumulan 18 millones de deuda. «Los centros ya no tienen dinero líquido para hacer frente a esa deuda», ha alertado.

Desde Kristau Eskola descartan no obstaste subir las cuotas a las familias para poder salir «del agujero» o el cierre de centros, y piden a los sindicatos que acepten la rebaja salarial decretada por el Gobierno Vasco a los trabajadores de la enseñanza, tal y como se viene aplicando en la red pública.

De este modo, la patronal deja la pelota «en el tejado» de las centrales sindicales, a la espera de lo que resuelvan los tribunales. En este sentido, Ormazabal ha insistido en que, independientemente de lo que decida la justicia, «habrá que juntarse» para tratar de llegar a un acuerdo para lograr un convenio sectorial en la enseñanza, que considera «imprescindible».

NOTA de MITXEL: como indiqué ayer mismo, hacer frente a los retrasos (Junio 2010-Julio 2013) supondrá para el Colegio unos 170.000 euros. Mantener el Convenio, tal como está, añade unos 4.600 mensuales.  Como es fácil comprender, la situación no es nada halagüeña.