La formación de un profesor es algo inherente a su profesión y vocación. No tiene fin, ni unos momentos mejores que otros para desarrollarla. El nuestro es un trabajo que implica renovación, entusiasmo por desenvolvernos en nuevas formas de hacer y aplicarlas en las aulas, y en ello estamos. Nuestro lema «Saber más para servir mejor».