La Guardia Civil ha detenido a cuatro menores de edad por acosar y colgar en una red social fotos íntimas de una compañera de instituto en Lalín (Pontevedra) que tomaron en los vestuarios del centro tras una clase de gimnasia, informaron fuentes del instituto armado. Las chicas detenidas, de 16 años, están acusadas de violar la intimidad de la víctima al colgar unas fotos suyas en Tuenti, así como de supuestos delitos de torturas y contra la integridad moral por proferir contra ella insultos y vejaciones.

La investigación de la Guardia Civil comenzó a raíz de una denuncia de los padres de la chica hostigada y derivó en las detenciones practicadas el pasado 23 de enero. Las presuntas acosadoras, tras pasar a disposición de la Fiscalía de Menores de Pontevedra, han quedado en libertad a cargo de sus padres.

Precisamente mañana se celebra el Día Escolar de la Paz y la No violencia, y por tal motivo, el Instituto Europeo Campus Stellae ha elaborado un decálogo de indicios para alertar a los padres, tutores o profesores de cuando un niño o un adolescente está siendo víctima de violencia en la escuela o en el instituto. Los investigadores del Campus Stellae recalcan que no existe un patrón estándar ni de acosador ni de acosado, pero que tan solo una de las actitudes contenidas en el decálogo es motivo de sospecha y alarma, informa a través de un comunicado.

Entre los indicios figura la pérdida de apetito y el desarrollo de nervios, sobre todo en el estómago, y en el caso de las niñas, que se sientan gordas y quieran dejar de comer, con el consiguiente riesgo de anorexia o bulimia. Los especialistas también identifican como indicador de acoso que el niño no quiera ir al colegio y que en casa esté más triste de lo habitual, lo que puede derivar en un proceso depresivo; así como rechazo de los compañeros en el colegio, donde pasa solo los recreos, no le gustan los descansos y nadie juega con él.

Tomado de EL CORREO