“CAMINANTE NO HAY CAMINO, SE HACE CAMINO AL ANDAR”

Con el título de la canción de Juan Manuel Serrat y la conocida frase del poema de Antonio Machado comenzamos a andar.

Entre alumnos, profesores y padres del colegio SVP de Barakaldo pasábamos de los treinta. Llegados desde Barakaldo, la ciudad de Pamplona nos recibió con mucha lluvia la tarde del viernes día tres de marzo. Tras descansar y reponer fuerzas con un buen desayuno en nuestra casa nos dirigimos al destino del comienzo de la peregrinación.

El punto de partida era Ardanaz donde pudimos recitar todos juntos, antes de salir, la bendición de los peregrinos. Allí, le pedimos al Señor ser verdaderos discípulos suyos, y tener el valor y la fuerza de San Francisco Javier. Comenzamos la peregrinación atravesando los gélidos y bellos pueblos de Navarra. Llegados a Liédena pudimos saborear una buena comida y compartir un rato de esparcimiento entre todos los que íbamos. No dejó de acompañarnos en algún momento la lluvia hasta llegar a Javier que nos recibió con el arco iris.

A lo lejos se divisaba el Castillo de Javier con una vista hermosa, el verdor en los campos, la presencia de peregrinos por los caminos y la carretera, y la tarde cayendo. Al llegar visitamos la Basílica de Javier como broche del camino. La cara de cansancio, sobre todo de los más pequeños, no hizo mella en el grupo.

Llegados a la noche compartimos la Palabra de Dios recordando el pasaje del Evangelio de los discípulos de Emaús. Estas Palabras no nos dejaron indiferentes como mostraron al compartir algunos alumnos y padres del colegio. Ellos nos expresaron lo que habían experimentado por el camino y cómo entre esperanza y dificultades se habían sentido identificados con los dos discípulos del Evangelio.

A la mañana siguiente celebramos la Eucaristía en la explanada del Castillo de Javier junto a la multitud de los peregrinos. Aquí cabe destacar el excelente comportamiento de los alumnos. En este ambiente de espíritu misionero encomendamos al Santo Patrono de la Misiones a todos los misioneros del mundo. También oramos por nosotros para que el testimonio de vida de San Francisco Javier y la protección de San Vicente nos sigan dando fuerza y empuje en nuestra vida misionera para que el Dueño de la mies siga suscitando vocaciones de Misioneros Paúles en la Congregación de la Misión.

Aarón Delgado C.M.

Para ver todas las fotos de la Javierada, pincha AQUÍ.