asd

Los padres no deberían sorprenderse por las notas si han estado pendientes de sus hijos durante el curso.

Aunque el alumno haya aprobado todo, siempre es bueno mantener los hábitos de trabajo para asentar conocimientos y adaptarse bien cuando empiece la rutina.

No se trata de buscar culpables de las malas notas, sino soluciones.

Hay que educar a los niños para que se esfuercen; transmitirles un mensaje contrario al que están recibiendo de la sociedad del consumo.