«Toda sociedad y empresa que no avanza, se anquilosa y muere. No hay que darle más vueltas, así es la vida. El colegio San Vicente de Paúl habría desaparecido de no renovarse desde sus raices.

¿Os acordáis del «Chami». Fue un caserón bullanguero. Excesivamente bullanguero: mercado, policía, cárcel, amén de otros inquilinos menos sociables… Hoy , el colegio San Vicente es un colegio moderno, equipado con los más aptos materiales pedagógicos. Que cierto es que no hay progreso sin tradición, al igual que no aparece en el firmamento de la historia un gran inventor sin tener por substrato una nube ingente de pequeños inventos. Este nuevo edificio del colegio San Vicente lleva en sus cimientos aquel viejo «Chami», a tantos profesores que allí consumieron lo mejor de sus vidas, y, a todos vosotros, queridos ex alumnos, que bregais en la vida.

Aquí tenéis, pues vuestra casa, siempre abierta para vosotros, porque es la vuestra. Ah, una cosa: Hace muy poco, apareció un cartelón que decía:»El Chami a 1 KM». No El «Chami» está a cero kilómetros, porque nadie se olvida de sus padres. «

Fuente: Revista De Paúl. Número 2, Septiembre de 1965

https://www.facebook.com/sanvicente.depaulikastetxea/posts/2999001403539666